679 843 553 | 696 415 309
Seleccionar página

El Diseño Centrado en el Usuario (DCU) se ha convertido en la piedra angular en la creación de productos innovadores y relevantes. Pero cuando hablamos de poner al usuario en el centro, y analizarlo a fondo, siempre nos encontramos en una disyuntiva de la que poco se habla: tengo ante mi multitud de frustraciones y problemas, pero también lo que más le gusta hacer, lo que le motiva, lo que le mueve. ¿En qué debería poner el foco?

La respuesta obvia más recurrente es la de centrarse en los problemas, porque entendemos que puede tener un mayor impacto. Al fin y al cabo, potenciar algo que ya funciona, suena menos transformacional, por decirlo de algún modo.

Sin embargo, los problemas pueden ser de un calado muy profundo, de difícil solución y, tal vez incluso, con vistas al largo plazo. Mientras que poner énfasis en algo que ya sabemos que gusta, puede ser más sencillo si somos lo suficientemente creativos.

PAINKILLERS, VITAMINS Y CANDIES

Luego de todo lo anterior, podemos sintetizar que hay 3 tipos de productos, más allá de que sean físicos, digitales o híbridos:

A/ PAINKILLERS O ALIVIADORES DE FRUSTRACIONES

Los productos Painkiller están diseñados para aliviar problemas concretos que los usuarios experimentan en su vida cotidiana. Su éxito radica en la capacidad de ofrecer soluciones efectivas e inmediatas a problemas que de otro modo impedirían a los usuarios llevar a cabo sus actividades diarias con normalidad. O en el caso de poder llevar a cabo, sería con un alto grado de penosidad.

Un ejemplo, sería Google Maps para conductores. Antes de su existencia, encontrar direcciones desconocidas o planificar rutas eficientes en tiempo real era un desafío significativo y una fuente de estrés. Google Maps alivia este dolor ofreciendo navegación paso a paso, actualizaciones de tráfico en tiempo real y sugerencias de rutas alternativas, simplificando la experiencia de viaje y resolviendo un problema común de manera eficaz.

B/ VITAMINS O MEJORAS PROGRESIVAS

Los productos tipo Vitamin no necesariamente resuelven un problema inmediato, sino que ofrecen mejoras que benefician la vida del usuario a largo plazo. Estos productos son a menudo preventivos y se centran en el enriquecimiento de la calidad de vida general.

Un ejemplo sería Google Maps para senderistas. Porque gracias a la app podemos planificar nuestras rutas con el fin de tener una forma física óptima y evitar potenciales problemas de salud futuros. Es decir, aunque no aborda directamente mi condición física actual o mi estado de salud física, sí que ayudan a mantener ambas condiciones dentro de unos parámetros saludables.

C/ CANDIES O EL PLACER POR EL PLACER

Finalmente, los productos Candy están diseñados puramente para el entretenimiento, el disfrute o el lujo. Aunque no son esenciales desde una perspectiva funcional, enriquecen la vida de los usuarios al proporcionar alegría, relajación o escape.

Un ejemplo sería Google Maps para comidistas. Ya que la aplicación puede ser empleada para identificar potenciales restaurantes dónde disfrutar desde un agradable brunch el domingo a media mañana, hasta una cena romántica, en busca del más puro placer. Sitios, por tanto, que se salen del típico restaurante funcional cerca del trabajo dónde busco comer algo rápido a un precio competitivo (necesidad inmediata).

ENFOQUE HOLÍSTICO EN EL DISEÑO CENTRADO EN EL USUARIO (DCU)

Frente a este escenario, surge la necesidad de adoptar un enfoque holístico en el Diseño Centrado en el Usuario (DCU), uno que no solo atienda las frustraciones y necesidades más o menos inmediatas, sino que también fomente los aspectos positivos y motivacionales de la experiencia del usuario. Es decir, integrar una estrategia que contemple tanto Painkillers, como Vitamins y Candies, para ofrecer una experiencia completa y satisfactoria.

Este enfoque holístico requiere, por tanto, equilibrar los aspectos funcionales y emocionales en el diseño de productos, garantizando soluciones prácticas que a su vez generen emociones positivas y vinculación con el usuario.

INTEGRACIÓN DE EXPERIENCIAS

Un enfoque integral en el DCU propone diseñar experiencias que integren los tres tipos de productos de manera armónica. Por ejemplo, una aplicación móvil que inicialmente se diseñó como un Painkiller para gestionar el presupuesto personal podría evolucionar para incluir funciones de Vitamin, como consejos personalizados para mejorar la salud financiera a largo plazo, y elementos de Candy, como recompensas o gamificación para hacer el proceso más entretenido y motivador.

Esta integración no solo enriquece la experiencia del usuario, sino que también fortalece la relación a largo plazo con el producto, aumentando la lealtad y satisfacción del cliente. Además, al ofrecer una solución más completa, se amplían las oportunidades de diferenciación en el mercado, ya que se abordan distintos aspectos de la vida del usuario de manera integral.

DISEÑO CENTRADO EN EL USUARIO HOLÍSTICO (DCUH)

El Diseño Centrado en el Usuario Holístico (DCUH) requiere de un proceso de desarrollo y evaluación continua. Esto implica iterar constantemente sobre el diseño, incorporando feedback de los usuarios para ajustar y mejorar cada aspecto del producto.

En este sentido, es crucial mantener una comunicación abierta y activa con los usuarios para comprender cómo evolucionan sus necesidades y deseos, y cómo el producto puede adaptarse y crecer para satisfacerlas de manera efectiva, fomentando una conexión emocional duradera.

Y si te ha parecido interesante, recuerda que puedes contar con el apoyo de DT Consultores para el lanzamiento de nuevos productos, servicios y/o líneas de negocio.