679 843 553 | 696 415 309
Seleccionar página

Vivimos una nueva realidad, un nuevo paradigma, dónde el cliente ha pasado a estar en el foco absoluto de los departamentos de desarrollo de nuevos productos y servicios. El llamado Diseño Centrado en el Usuario (DCU) ha derivado en la aparición de multitud de herramientas muy especializadas que tratan de facilitarnos el entendimiento de nuestros clientes objetivo.

En este sentido, se ha llegado a un punto en que las herramientas entremezclan conceptos y nos hacen cuestionarnos, de forma puntual o recurrente, si la herramienta seleccionada para nuestro proyecto ha sido la idónea.

Por ello, en el siguiente artículo, vamos a intentar diferenciar entre las herramientas más empleadas, para entender como empastan y en que difieren. ¿Podría pasar que hubieras estado usando hasta ahora una herramienta catalogándola de forma errónea? Pues como verás a continuación, en ocasiones, la frontera es tan difusa que no es ninguna locura pensar que se pudiera estar incurriendo en este error.

Pero vamos a poco a poco:

A. Mapa de Empatía: Una Ventana al Alma del Cliente

Un mapa de empatía es una herramienta visual utilizada para articular lo que sabemos sobre un tipo particular de usuario. Externaliza el conocimiento del usuario al mapear lo que los usuarios dicen, piensan, hacen y sienten. Esta herramienta es particularmente útil para consolidar información sobre el comportamiento del usuario en un formato único y accesible, que puede informar la toma de decisiones centrada en el usuario en el proceso de diseño.

B. Mapa Persona: Cuéntame tu Historia, te Escucho Atentamente

Un mapa de persona va más allá de un mapa de empatía al crear un perfil detallado del personaje de un usuario ideal. De hecho, nos solemos obligar incluso a ponerme nombre y apellidos (ficticios o reales si nos basamos en alguien particular como referencia) Incluye información demográfica, patrones de comportamiento, motivaciones y objetivos. El propósito de un mapa de persona es crear una representación confiable y realista del segmento clave de la audiencia para su referencia a lo largo de los procesos de desarrollo de productos y marketing.

C. Buyer Persona: Enfocándose en el Cliente Ideal

El buyer persona es una descripción detallada de alguien que representa a mi público objetivo. Este personaje semi-ficticio se crea a través de investigación de mercado y datos reales sobre clientes existentes. Los buyer persona proporcionan perspectivas sobre las decisiones de los posibles clientes, ayudando a las empresas a adaptar sus estrategias de marketing y desarrollo de productos a las necesidades, comportamientos y preocupaciones específicas de diferentes grupos.

D. Arquetipos: Personajes Universales

Un arquetipo es un personaje o patrón de comportamiento universalmente familiar que trasciende el tiempo y la cultura. En marketing y desarrollo de producto, los arquetipos ayudan a las marcas a alinear su mensaje con características que resuenan profundamente con las personas. Estas verdades humanas fundamentales ayudan en la creación de estrategias que atraen a una audiencia más amplia al conectar en un nivel más emocional y psicológico.

Cómo has podido comprobar, en realidad, cada herramienta es única y, por tanto, debe tener su contexto y escenario específico asociado. Así, vamos a tratar de identificar la casuística exacta en la que cada herramienta tiene más sentido de aplicación. Considerando, obviamente, en que podrá haber otras conjeturas alternativas en las que alguna herramienta teóricamente no adecuada, pudiera resulta útil en realidad.

1. Fase de Descubrimiento:

> Se empieza con arquetipos para obtener una visión amplia y conceptual.

 Se pasa al mapa de empatía a medida que se interactúa con usuarios y se recogen observaciones cualitativas.

2. Fase de Definición:

> Los mapas persona se desarrollan cuando se tiene suficiente información para crear perfiles de usuario detallados.

> Esto permite una segmentación más precisa y la definición de características clave del producto o servicio.

3. Fase de Desarrollo y Optimización:

> Con un conocimiento profundo del usuario, se utilizan buyer persona para alinear estrategias de marketing y desarrollo de producto con el proceso de decisión del cliente.

> Se ajustan los detalles del producto y se personaliza la comunicación para abordar directamente los puntos de dolor y preferencias del cliente.

4. Fase de Madurez y Escalado:

> A medida que el producto o servicio se establece, se revisan los mapas persona y buyer persona para optimizar y escalar las soluciones.

> Se pueden descubrir nuevos arquetipos o afinar los existentes a partir de los datos recogidos durante la vida del producto.

Así, esperamos haberte ayudado a clarificar en que consiste cada herramienta relacionada con la definición del perfil del cliente objetivo y, los escenarios dónde su uso tiene más sentido en cada caso. Y si te ha parecido interesante, recuerda que puedes contar con el apoyo de DT Consultores para el lanzamiento de nuevos productos, servicios y/o líneas de negocio.