679 843 553 | 696 415 309
Seleccionar página

La búsqueda de la excelencia operativa y organizacional es una gran carrera de fondo que se disputa por etapas a lo largo del ciclo de vida intrínseco de toda empresa. Pero de igual modo que ocurre en “una grande ciclista”, no todos los corredores consiguen alcanzar la meta final: unos no cuentan con el equipo humano o técnico adecuado, otros no saben dosificarse correctamente y lo pagan en algún momento, otros eligen una estrategia inadecuada, etc.

Son múltiples los factores que pueden hacer que ese ciclista no alcance la meta final tras 3 semanas de duro esfuerzo. Y qué rabia nos da cuanto esto ocurre después de todo el esfuerzo y empeño que hemos puesto para alcanzar nuestro objetivo, nuestro sueño.

Pues exactamente igual, como ya habréis podido leer entre líneas, ocurre en el mundo de la empresa. Y en este contexto, el acompañamiento empresarial externo se revela como un recurso estratégico de indudable valor.

DT Consultores como motor del cambio necesario

DT Consultores destaca por actuar como un catalizador esencial para el progreso empresarial, ejerciendo una labor similar al de un departamento de mejora continua interno, pero con todas las ventajas que tiene contar con personal ajeno.

Así, cuando entramos a formar parte del núcleo de una nueva organización, nos convertimos en el motor del cambio asertivo, defendiendo siempre los intereses de la empresa como si fueran los nuestros y comunicándonos de tú a tú con el equipo desde el total respecto y la confianza mutua.

¿Qué se logra con este formato tan exclusivo? Ante todo, el desbloqueo del máximo potencial latente de la empresa, superando cualquier tipo de limitación interna que pudiera haber existido hasta la fecha. Porque el enfoque se extiende más allá de la mera consultoría. DT Consultores se convierte en un colaborador o partner directo, trabajando mano a mano con los equipos internos para implementar iniciativas cruciales y, al mismo tiempo, identificar nuevas oportunidades estratégicas.

Se acabaron, por tanto, las escusas vagas y los “nos” recurrentes. No tengo tiempo. No tengo personal disponible. No creo que eso fuera a aportar mucho. No creo que eso esté entre nuestras prioridades ahora mismo. No creo que eso vaya funcionar como se dice. No existe mucho más margen de mejora. Y una retahíla de clichés similares.

Porque el consultor externo, si sabe defender su valía y hacerse respetar desde una postura conciliadora, es visto como aquel al que sí debo hacerle caso, porque teóricamente lleva muchas más “grandes” en sus piernas que yo. Y además mi empresa, que sé que no es tonta, ha confiado en él, por lo que es mucho más fácil que una figura así pueda “agitar el avispero” para que sucedan cosas que antes eran impensables, por el motivo que fuera.

Desglose de las Ventajas del Acompañamiento Empresarial Externo

1. Experiencia Demostrable y Contrastable:

Al sumergirse en diversas industrias y enfrentar una variedad amplia de desafíos, el equipo de consultores externo aporta una perspectiva única y una riqueza de conocimientos “fuera de la caja” que son altamente valorados. Esta experiencia especializada se traduce en soluciones adaptadas a la realidad específica de cada cliente, brindando una ventaja competitiva tangible.

2. Optimización de Recursos Internos:

En un mundo donde la eficiencia operativa es la clave del éxito, la optimización de recursos se vuelve crucial. El consultor externo ofrece una solución equilibrada al permitir que las organizaciones aprovechen su experiencia sin comprometer sus recursos internos. Este enfoque inteligente garantiza que los esfuerzos internos se centren en las actividades directamente relacionadas con el negocio diario, mientras que las iniciativas clave se gestionan de manera externa de manera eficiente.

3. Implementación Ágil y Efectiva:

La implementación oportuna de iniciativas estratégicas a menudo marca la diferencia entre el éxito y el estancamiento. El consultor externo actúa como una palanca dinamizadora que garantiza agilidad y dedicación. La ejecución eficiente de proyectos, desde la planificación hasta la puesta en marcha, es una de las piedras angulares de su enfoque, permitiendo a las empresas avanzar rápidamente en la materialización de sus metas.

4. Identificación de Oportunidades No Exploradas:

La experiencia acumulada por el consultor externo no solo se limita a la implementación de proyectos existentes, sino también a la identificación proactiva de oportunidades no explorada hasta el momento. Esta condición no solo puede mejorar la eficiencia operativa actual, sino que también puede establecer las bases para un crecimiento futuro sostenible.

5. Imagen de Cara al Exterior:

Es innegable que el contar con los servicios de un consultor externo no es algo que, sobre el papel, puedan permitirse todas las empresas. Aunque la realidad es que, como se ha comentado anteriormente, el contar con personal externo tiene grandes ventajas respecto a contar con ese mismo recurso en plantilla. Pero es incuestionable que el contar con consultores de referencia aporta empaque y solidez a la imagen que se quiere transmitir como empresa. Porque se supone que cada paso estará muy bien medido y calculado al milímetro. Y eso se traduce en tranquilidad, el bien más preciado, para todos aquellos que confían en nuestra marca.