679 843 553 | 696 415 309
Seleccionar página

Montar un negocio exitoso con bajo presupuesto es una realidad alcanzable siempre y cuando se respeten una serie de premisas básicas innegociables. La revolución digital y el acceso a herramientas de bajo coste han democratizado las oportunidades de negocio, aunque siguen existiendo barreras, sobre todo, de índole económico que tenemos que tener muy presentes.

IDENTIFICACIÓN DE NICHOS POTENCIALES

El primer paso sería identificar un nicho que no solo se alinee con tus habilidades e intereses, sino que también satisfaga una necesidad específica en el mercado. Esta dualidad asegura que estés motivado y que haya una demanda para lo que ofreces.

En este sentido, se recomienda que en tu nicho ya existan competidores de bajo perfil. Es decir, otras empresas que ya estén monetizando y sacando beneficio por algo parecido a tu producto, siendo el tuyo netamente mejor. ¿Por qué? Porque con estos competidores te servirán para validar que la idea tiene sentido y que el mercado la demanda. Estamos ante lo que llamamos un océano azul poco colonizado, que sería el escenario ideal.

En este punto son clave las herramientas de analítica de mercados, como Semrush. También tenéis como alternativa DinoRank, Sistrix o Ahrefs. U otras de las que es más difícil sacar aprendizajes claros como Google Trends.

ESTIMAR LOS COSTES ASOCIADOS A LA PUESTA EN MARCHA DEL NEGOCIO

Entre todos los nichos identificados, tenemos que ser capaces de seleccionar sólo los negocios que se presten al emprendimiento bajo la connotación de presupuestos limitados, gracias a sus bajos costes de entrada y la capacidad de operar de manera flexible y escalable.

Por ello, muchos emprendedores comienzan enfocándose en el mundo de los infoproductos (cursos online, e-books, etc.), el asesoramiento, la consultoría o el coaching. Ya que, en todos ellos, se necesita una inversión mínima para poder acometer las primeras ventas. Lo cual no quiere decir que sean la solución definitiva, porque hablamos de sectores totalmente canibalizados dónde hacerse un hueco es complicadísimo.

Pero independientemente del nicho seleccionado, lo ideal es coger Excel y hacerse una tabla muy sencilla, dónde se haga una estimación, lo más fidedigna posible de:

· Todos los gastos que tendrá que acometer la empresa en sus primeros 2 años de vida.

· Todos los ingresos derivados de la venta del producto o servicios en cuestión. Asumiendo una evolución lógica y lo más realista posible, respecto a como pueden cerrarse los pedidos.

· Simulación de flujos de caja, entendiendo que dependiendo del producto las condiciones de pago puede ser variables: todo por adelantado, todo a la consecución, un porcentaje al principio y otro al final, pagos mensuales recurrentes, etc.

De esta forma podremos determinar el debe que se está generando en la caja durante los primeros meses de vida, identificando tanto el primer mes en que la empresa será verdaderamente rentable, como cual sería la cifra total que deberíamos de invertir al inicio del negocio (con fondos propios o ajenos) para que la empresa pueda acometer los gastos necesarios mientras que no pueda valerse por sí misma.

CREACIÓN DE LA EMPRESA COMO TAL

El siguiente paso lógico sería formalizar la creación de la empresa asociada al negocio que nos compete. Para lo cual, siempre se recomienda buscar la ayuda especializada de una asesoría privada, dado que existen múltiples modalidades y alternativas que deben ser estudiadas con detalle. Siendo uno de los puntos clave la composición societaria del negocio, ya que siempre existen dudas respecto al reparto de porcentajes y responsabilidades (socios trabajadores y/o capitalistas).

En este caso, dado que hablamos de emprender con bajo presupuesto, entendemos que los socios capitalistas no tendrían por qué entrar en la ecuación. Pero todo dependerá de la cifra total que ese mentado Excel os refleje, respecto a la inversión inicial necesaria hasta que el proyecto sea rentable por sus propios medios.

A partir de aquí, hay una serie de trámites ineludibles, en función de la modalidad de empresa definida, hasta que llegue el momento en que tengáis capacidad plena para operar bajo vuestra nueva denominación.

ELABORACIÓN DEL PLAN DE NEGOCIO COMPLETO

A estas alturas ya tendríamos que tener también más o menos definido nuestro Plan de Negocio. Un documento crucial para el exitoso devenir de cualquier empresa, ya que actúa a modo de brújula, respecto a cómo debemos proceder en los diferentes ámbitos que van a gobernar nuestro negocio. Desde DT Consultores, te invitamos a leer en detalle el artículo que lanzamos en su día para explicar en detalle este Plan de Negocio.

 Cómo síntesis, podemos contaros que, dentro de este Plan de Negocio, confluye la siguiente información:

· Misión, Visión y Valores.

· Perfil de la empresa.

· Objetivos generales.

· Posicionamiento en el mercado y estrategia.

· Recursos humanos.

· Tecnologías de la información.

· Estrategia de marketing y comunicación.

· Estrategia comercial.

· Estrategia financiera.

· (y) Plan de acción.

MEDIR, ITERAR, VOLVER A MEDIR, VOLVER A ITERAR, ETC.

Una vez puesto en marcha el negocio, lo vital, sobre todo lo demás, será hacer que el plan de ventas estimado se haga realidad. Por lo que es crucial medir cada aspecto en detalle:

· Métricas relacionadas con el time-to-market de tu producto y/o servicio.

· Métricas relacionadas con las tasas de conversión de leads.

· Métricas relacionadas con toda la estrategia digital diseñada.

A lo que, además, habrá que sumarla la continúa recolección de feedback tanto por parte de clientes, como de prospectos que no llegan a buen puerto. El fin es claro: fidelizar al público que ya confía en mí, e identificar que nuevas estrategias puedo diseñar para captar a los que no se deciden a cerrar el pedido. Todo un reto, que se puede plasmar sobre el papel con herramientas como la Growth Share Matrix, de la que os hablaremos en próximos artículos.

Y si te ha parecido interesante, recuerda que puedes contar con el apoyo de DT Consultores para el lanzamiento de nuevos productos, servicios y/o líneas de negocio.