679 843 553 | 696 415 309
Seleccionar página

Lean Startup de Eric Ries, es uno de los libros más conocidos que existe a nivel mundial en el ámbito del emprendimiento y la innovación. Su portada azul con ese garabato blanco circular, en clara alegoría a la iteración, esconde una obra divulgativa icónica, a la altura de otros títulos como Creatividad SA, Good to Great, El Arte de la Innovación o La Estrategia del Océano Azul, entre varios más que podría nombrar.

Es una obra lanzada allá por 2011 y que vino a desafiar las convenciones existentes sobre la forma en que se desarrollaba producto y se lanzaban nuevas empresas derivadas. De hecho, si hoy conocemos a las empresas emergentes de base tecnológica como startups, es en gran medida por Eric Ries. Ya que, aunque la denominación es anterior, fue a raíz de su libro cuando el término se extendió y popularizó entre la comunidad del emprendimiento.

EN QUÉ SE FUNDAMENTA LA METODOLOGÍA LEAN STARTUP

Esta metodología nace como respuesta a las altas tasas de fracaso temprano que Eric Ries detecta en muchas de las entonces llamadas empresas emergentes, incluso en casos dónde se contaba con importantes recursos de partida y equipos altamente capacitados.

Ries identifica el principal problema en el empleo de estrategias comerciales tradicionales demasiado rígidas. Para a continuación, plantear una nueva perspectiva en base a sus conocimientos en fabricación Lean, pero aplicada al mundo del desarrollo de producto y su gestión empresarial.

PRINCIPIOS DE LA METODOLOGÍA LEAN

La metodología Lean, para todo aquel que no la conozca en detalle, está basada en una serie de principios básicos que son los que inspiran a Ries:

1. Identificar y aportar siempre valor en cada entrega al cliente.

2. Analizar y mapear todo el flujo de valor en la entrega de producto.

3. Asegurar un flujo de trabajo continuo y optimizado.

4. Producir exclusivamente en base a una demanda real tangible.

5. Perfeccionar el sistema de forma continua (kaizen).

Existiendo una premisa extra embebida en estos 5 principios: tiene que haber un feedback continúo de todos los actores involucrados en el proceso para detectar hacia dónde apuntar los esfuerzos.

EL PRODUCTO MÍNIMO VIABLE

Así, Ries hace su adaptación recomendando un enfoque centrado en maximizar el aprendizaje por medio de pruebas rápidas y adaptaciones continuas en base a las enseñanzas identificadas. Da luz, por tanto, a lo que hoy conocemos como Producto Mínimo Viable (MVP/PMV), una primera versión sencilla de nuestro producto, pero ya operativa, que se lleva a cabo con el menor esfuerzo posible necesario para poder recibir feeback del cliente en etapas tempranas.

Y aquí he de remarcar lo de “menor esfuerzo posible necesario”, porque cada día más, se ven startups que van a Investor Decks (presentaciones a inversores) con una presentación de power point construida sin que haya realmente nada tangible detrás. Condición, que es detectada rápidamente por el público experto, haciendo que nuestra enmienda pierda toda la credibilidad.

Porque aquí lo complicado está en saber medir precisamente en qué consiste ese MVP. Seguramente, dependiendo de tu background y/o posición dentro de la startup (técnico o directivo), tu visión sea distinta. Y muchas veces, en ese complejo equilibrio está la clave.

ES ESCENARIO STARTAPERO ESPAÑOL

En cualquier caso, lo que está claro es que la aproximación de Ries supuso todo un hito que a día de hoy sigue siendo un verdadero reto para la mayoría de los emprendedores. Ya que, aunque los datos de esperanza de vida de una startup en España no están del todo claros (hay mucha variabilidad dependiendo del informe consultado), si que lo está la principal causa de cierre según los propios CEOs: “Diseñar productos que el mercado en realidad no demandaba”.

Luego aplicar la metodología de Ries, no es nada sencillo en la práctica. Por comentar algunos datos, ya más contrastados de Emprendedores.es , apuntaremos que:

> Sólo el 21% de las startups tienen un producto verdaderamente maduro y/o consolidado (scaleups).

> A fecha 2021, la edad media de la startup española es de 3,12 años.

LA ADAPTACIÓN CONTINÚA AL CAMBIO COMO ÚNICA SOLUCIÓN

Según esto, la mayoría de las startups españolas, por tanto, deberían de aplicar lo que Ries llama pivotage, que no es más que un ciclo continuo iterativo de creación, medición y aprendizajes sucesivos. Es decir, un desafío continúo del status quo establecido, con el fin de ser competitivo en un mercado continuamente cambiante.

Una capacidad de adaptación que es esencial para poder seguir siendo relevante en un mercado cada vez más globalizado y canibalizado. Y para convencernos, si no es suficiente argumento, el autor además emplea en su libro numerosos ejemplos de empresas que consiguieron solventar sus peores crisis gracias a una iteración a tiempo de su modelo de negocio.

Por tanto, podríamos decir que el método Lean Startup no es sólo una filosofía, sino una guía de buenas prácticas tanto para emprendedores como para líderes empresariales. Una hoja de ruta para aprender a desenvolverse en entornos corporativos de alta incertidumbre y gran complejidad.

Y si te ha parecido interesante, recuerda que puedes contar con el apoyo de DT Consultores para el lanzamiento de nuevos productos, servicios y/o líneas de negocio. Organizando incluso Workshops sobre la propia metodología de Lean Startup, tanto para aplicación directa a producto como para fines más formativos.